Reseña Phylax: El Incidente Martinhebrón

Reseña Phylax: El Incidente Martinhebrón

Desde que recibí las primeras noticias de esta obra, he seguido con entusiasmo todo su proceso de desarrollo, por suerte la espera ya ha terminado y Phylax: el Incidente Martinhebrón está a la venta desde finales de noviembre publicada por Panini bajo el sello Evolution Cómics.

Esta historia creada por Gol y Pedro Camello es el segundo tebeo que he leído de este equipo creativo después del tomo integral de Cruz Negra editado por Aleta. De nuevo, este par de autores llevan a cabo una obra de ambientación histórica donde, en este caso, utilizan elementos del género superheroico y de las obras pulp más clásicas, situando este relato en la España de los años treinta y cincuenta del siglo pasado.

Phylax: el Incidente Martinhebrón

Argumento

El título de Phylax: el Incidente Martinhebrón no es casualidad, todo el relato gira en torno al proyecto Phylax, una serie de investigaciones destinadas a la elaboración del suero que, inyectado en una serie de sujetos escogidos, otorgaba habilidades especiales a cada uno de ellos. La creación de estos supersoldados, por parte del ejército sublevado durante la Guerra Civil española, tendría especial relevancia en el desenlace del conflicto contra las fuerzas republicanos. Así, a través de diferentes saltos en el tiempo seremos testigos del pasado de nuestro protagonista, Fernando Jara, un antiguo combatiente que formó parte del proyecto mencionado. Ahora, en los años cincuenta, durante el periodo franquista, es el único superviviente del plan iniciado en 1936 y se verá obligado a acabar de una vez por todas con el expediente que le otorgo sus poderes regenerativos. De esta forma, Fernando, junto a su hermana Juli, se verá envuelto en una trama de espionaje, acción y aventuras en la que está implicado el gobierno de Estados Unidos, la KGB y hasta la iglesia, para impedir la fabricación del suero que le inyectaron hace años.

Phylas

Sobre la obra

Miguel Gómez Andrea, también conocido como “Gol”, sitúa el presente de esta historia en los años 50 durante el periodo franquista, recreando con la ayuda de Pedro Camello a los lápices la sociedad española de aquella época, donde instituciones tan importantes, sobre todo en estos años, como la Iglesia y el ejército tenían una gran influencia en el poder, algo que se aprecia constantemente en esta obra.

Los personajes, a su vez, quedan bien definidos sin necesidad de extensas explicaciones, desde nuestro protagonista Fernando Jara, sujeto afectado por el suero, fuerte y apuesto, su hermana Juli, que funciona en la trama como sidekick, ayudando en las sombras al héroe, proporcionándole constantemente nuevos instrumentos tecnológicos muy avanzados, hasta una espía norteamericana que llega a España para investigar el proyecto y recuerda con sus habilidades a otras figuras importantes del mundo comiquero como Catwoman. Los villanos, por su parte, son dos hermanos, uno perteneciente al clero y otro al ejército, ambos inmersos en esta intrigante trama y dos de los personajes más interesantes de este relato.

Un aspecto realmente atractivo de la trama son los momentos en los que visitamos el pasado, situándonos en plena Guerra Civil para conocer poco a poco el incidente Martinhebrón, un suceso cruento que marcó para siempre la vida de Fernando, provocando enormes consecuencias para este supersoldado. Estos flashbacks se consolidan como una de las partes más interesantes de este cómic, ofreciéndonos además, algunas viñetas muy impactantes.

Phylas

Homenaje al pulp.

Como ya hemos mencionado al comienzo de esta reseña, estamos ante una obra que homenajea de una forma muy especial las aventuras pulp y el género superheroico. Un tebeo cargado de acción que, sin ningún tipo de pretensión, consigue hacer su lectura muy entretenida, manteniendo a la vez una recreación fiel de este periodo tan gris de la historia de España y con giros de guion bastante sorprendentes.

Apartado artístico

Pedro Camello asume la responsabilidad total del aspecto gráfico en todo el volumen con un estilo cartoon muy personal, destacando por su dinamismo, unas composiciones de página muy bien ejecutas y un diseño de personajes original que los hace carismáticos. Los lápices del dibujante extremeño consiguen también aportar un toque clásico a toda la obra con viñetas que recuerdan a maestros como Jack Kirby o Will Eisner. Pese a pequeños aspectos negativos como la falta de detalle en algunos fondos, en general, el trabajo artístico es espectacular y demuestra, además, la versatilidad del autor para cambiar a un estilo de dibujo más realista cuando lo desea, aprovechando adecuadamente los blancos, negros y grises.

Conclusiones

En definitiva,Phylax: el Incidente Martinhebrón , una obra nacional de la que se debería estar hablando mucho más, realizada por dos grandes autores como son Gol y Pedro Camello, que ya nos trajeron otros tebeos como Cruz Negra,  Guido el Negro o Cervantes: La ensoñación del genio. En el caso de Phylax: El Incidente Martínhebrón se acercan al género pulp y superheroico con una historia que engancha desde el principio y con un dibujo magnífico, que gustará a los amantes del cómic clásico y aquellos que quieran simplemente un buen rato de entretenimiento.

El Cómic y La Edad Media

El Cómic y La Edad Media

Hoy vamos a hablar de la relación que hay entre el cómic y la Edad Media.
El cómic, al igual que otros medios como el cine y la literatura, se ha convertido en un vehículo muy común para desarrollar obras de ambientación histórica y medieval.
La presencia de la Edad Media en la historieta se ha producido constantemente, en especial desde la aparición del Príncipe Valiente de Harold Foster. Aún así, los tópicos creados alrededor de esta época también han afectado en la realización de obras situadas en la Edad Media.

La Edad Media.

Dicho periodo se entiende, equivocadamente, como un tiempo oscuro, lleno de caballeros y grandes castillos, diez siglos en los que, a ojos de muchos, no hubo cambios importantes ni desarrollo. Esa imagen inmutable de este periodo, en el que, al parecer todo ocurre en el mismo momento se refleja en obras como El Guerrero del Antifaz, El Capitán Trueno Conan.

De esta forma, aunque existen excepciones, muchas de las obras ambientadas en el Medievo responden a dos estereotipos evidentes: el código caballeresco, característico de la literatura tardomedieval, propio de la obra realizada por Harold Foster, de la que, junto al cine, surgió un subgénero de aventuras medievales, y la imagen oscura, extraña y peligrosa de esta época fomentada, entre otras cosas, por la tradición oral de brujas, duendes o demonios. 

Es importante tener en cuenta que no todos los cómics situados en épocas concretas son obras históricas. Solo se considerarían como tal, aquellos tebeos realizados con un estudio documental de fondo, ambientados correctamente y que narran hechos reales. Aun así, cabe la posibilidad de que una obra, aun presentando un argumento inventado, sea respetuosa con el periodo histórico donde transcurre la trama. 

Falsos tópicos.

La Edad Media, una época tan convulsa, se ha constituido como un escenario muy atractivo para ambientar historias, un personaje más que influye directa o indirectamente en la narración de los acontecimientos. A pesar de esto, algunos de los pilares fundamentales del periodo han sido distorsionados por los autores y su creatividad, que, libres de hacer los cambios oportunos, deforman la realidad del Medievo. Quizás, el problema radica en la generación de una idea equivocada entre lectores que no tienen una formación histórica muy extensa, algo también observado en otros medios y en la representación de periodos muy diversos. Además, a veces no solo se cae en la ucronía sino también en el anacronismo, por lo que podemos apreciar obras donde los personajes luchan con romanos de época imperial y a la vez se encuentran, posteriormente, volando en globo.

En el siguiente apartado expondremos algunos ejemplos de cómics situados en la Edad Media que reflejan muy bien muchas de las características citadas anteriormente: 

Cruzada

Este cómic publicado originalmente en Francia, dividido en cuatro volúmenes, llegó a España en 2014 de la mano de la editorial Ponent Mon recogido en dos integrales de unas 200 páginas cada uno, incluyendo toda la obra completa.

Cruzada de Jean Dufaux y Philippe Xavier nos traslada, como su nombre indica, a una época en la que los cristianos y musulmanes estaban constantemente en guerra y donde los objetivos cruzadistas de los papas estaban a la orden del día.

Aunque no se especifica con total claridad el momento exacto en el que transcurre los sucesos de esta historia, mediante la pequeña introducción que encontramos al inicio del volumen, utilizada para situar al lector en el contexto histórico de la obra, hemos podido deducir que los hechos acaecidos en el cómic se encuadran dentro de la tercera cruzada, entre 1189 y 1192. Pero Cruzada no es un cómic histórico, ni quiere serlo, utiliza a su antojo este momento concreto de la Edad Media, para desarrollar una historia donde prima la fantasía, la magia, incluso amores imposibles. Pero la inclusión de elementos fantásticos, algo muy recurrente en obras de similar ambientación, no significa que aspectos propios del periodo medieval sean del todo descuidados.

El Guerrero del Antifaz

La creación de Manuel Gago se ha constituido como una de los personajes mas analizados del cómic español, y, falsamente, se le han atribuido suspuestas filiaciones políticas con la ideología franquista.

La trama está ambientada en tiempos de los Reyes Católicos pero carece de historicidad.
Aunque está supuestamente situado siglo XV, se dibuja una Península Ibérica propia del siglo XII. Tanto las armas como en las vestimentas de los soldados no están representadas con rigor histórico.

Al principio de la serie nos mostrarán un escenario donde diversos reyezuelos árabes, mal denominados “reyes de taifas”, irán sucumbiendo ante el empuje de las tropas cristianas. Posteriormente la colección adquirirá un tono mucho más aventuresco, pasando por escenarios como el norte de Marruecos, el mar Mediterráneo, Turquía y Venecia.

Desarrollo de la serie.

Al ser una serie muy larga tiene sus lógicos altibajos y al final de la colección veremos al Guerrero del Antifaz convertido en agente de los Reyes Católicos, cumpliendo una serie de misiones.

A lo largo de los 668 cuadernos de los que consta la colección se hacen referencias a hechos históricos como la toma de Granada, la conquista de Ceuta, los viajes de Colón o la Batalla de Ceriñola. En este aspecto, el autor presenta ciertas incoherencias ya que no presenta estos acontecimientos de forma ordenada.
Seria injusto valorar la serie por su rigor histórico, ya que no es lo que pretende, y a día de hoy sigue teniendo vigencia entre los aficionados al cómic.

Ramiro

Ramiro, creada por W. Vance, fue publicada por primera vez en Francia bajo el sello de la editorial Dargaud entre los años 1977 y 1989. En España ha permanecido inédita hasta que la editorial Ponent Mon la publicó en 2012, dividida en dos integrales donde se recopila los nueve volúmenes originales que componen la serie.

La obra nos traslada a la España de la reconquista, concretamente el siglo XII, donde nuestro protagonista, Ramiro, un caballero castellano muy aguerrido, se ve envuelto en un sinfín de aventuras, participando en batallas como la de Alarcos, donde  los caballeros de lasórdenes militares sufrieron una fuerte derrota por parte de los musulmanes. A lo largo de los nueve números que componen la serie,Ramiro no sólo viajará por toda la Península, sino también intentará descubrir aspectos desconocidos de su pasado, convirtiéndose en el blanco perfecto de los reyes de León y Castilla. Además, la utilización de un dibujo realista y detallado refleja perfectamente lugares concretos del paisaje peninsular o aspectos como la propia arquitectura de la Edad Media.

1212 Las Navas de Tolosa

No existen muchos cómics centrados en desarrollar momentos concretos de la Historia, en el que los protagonistas no son los personajes sino hechos concretos, 1212 Las Navas de Tolosa es uno de estos extraños casos y se convierte en una obra muy peculiar dentro de los cómics de ambientación histórica en el que generalmente loimportante es desarrollar a uno o máspersonajes, enfatizando en sus objetivos, motivaciones, etc., pero siempre encuadrados en una épocadeterminada.

Esta obra publicada por Ponent Mon en 2016 explica detenidamente, los antecedentes, el desarrollo y las consecuencias de las Navas de Tolosa a través de cuadros de texto y lautilización de una serie de personajes inventados por el autor para hacer más amena la lectura, aún así el propio Jesús Cano de la Iglesia, autor del cómic, ha comentado varias veces la poca importancia quele ha dado al desarrollo de los personajes para centrar la atención en la batalla y todo lo que supuso. El dibujo detallado y realista, no solo en su estilo, sino también en la representación de todo el periodo medieval, refuerzan la historicidad de laobra.

Jesús Cano es profesor de Historia y eso se nota, sobre todo, en la buena base documental utilizada, él mismo cita algunas obras de especialistas e historiadores muy importantes como Francisco García Fitz o Martín Alvira Cabrer. Además del rigor histórico de esta obra, es importante destacar su capacidad didactica. 

Crécy

Este cómic de Warren Ellis y Raulo Cáceres se ambienta en la batalla de 1346, intentado reproducir fielmente el conflico, sobre todo en el equipamiento y las tácticas. una obra perteneciente al mercado americano que pretende reflejar este momento con veracidad y realismo, algo que no suele ser habitual en el cómic estadounidense. 

Reliquias

Otro ejemplo de el cómic y la Edad Media es Reliquias.
Aunque esta obra fue publicado originariamente en Francia dividida en dos volúmenes, llegó a nuestro país en 2014 de la mano de Panini Cómics bajo el sello Evolution, centrado en la publicación de obras alejadas del mundo superheroico Marvel y del manga.

El cómic de Koldo Azpitarte y Angel Unzueta nos traslada a la Edad Media de las cruzadas. Esta historia de aventura y acción tiene como protagonista a Guillermo de Uzès, antiguo templario, que, tras dejar atrás su pasado violento, se ve de nuevo envuelto en una misión encargada por el rey de Francia, Luis IX, cuyo principal objetivo será la búsqueda de reliquias, concretamente los restos de san Lázaro. Al igual que en Cruzada, la historia de este cómic también utilizada la época medieval para introducir elementos fantásticos, algo muy recurrente en obras de similar ambientación.

El Principe Valiente

Principe Valiente,
Viñeta de Harold Foster

Una de la cumbres del novena arte y la obra magna de Harold Foster, desarrollada por este autor desde 1937 hasta 1971, año en el que comenzó a recibir ayuda de otros artistas. A pesar de su calidad, la veracidad histórica es escasa, reuniendo muchos de los estereotipos mencionados en la primera parte del artículo. 

En el Principe Valiente los personajes se desarrollan con un sentido épico a lo largo del tiempo, ambientandose la acción en el siglo V y las leyendas artúricas, por lo que se aprecia la fusion de épocas diferentes y entornos muy dispares.

A pesar de situarse en momentos muy tempranos del Medievo, los ropajes, castillos o armamentos son propios de la Baja Edad Media, a su vez muchos de estos elementos se mezclan con barcos de inspiración vikinga o con musulmanes dos siglos antes de Mahoma. Estos aspectos no restan calidad e importancia a la creación de Foster, que se ha convertido por meritos propios en una obra maestra, influenciada por la idea del caballero medieval decimonónico y ejemplarizante.
En la actualidad, las tiras de prensa están siendo recopiladas en una edición espectacular publicada por Dolmen. 

El Capitán Trueno

Posiblemente, uno de los tebeos más importantes de la historieta española, junto con el Guerrero del Antifaz y Roberto Alcazar y Pedrín.
El personaje creado por Víctor Mora y Ambros mantuvo el exito de la editorial Bruguera durante varios años. Su argumento nos situa en 1192, concretamente, durante la Tercera Cruzada.

A partir de este momento el rigor histórico queda en segundo plano, primando la diversión y la creatividad. De esta forma, podemos observar muchos elementos inapropiados en el periodo medieval como globos aerostáticos, peleas contra robots, bestias monstruosas, etc.

El personaje, a su vez, se representa alegre, amable y defensor de los débiles, ejemplo perfecto de la caballerosidad atribuida a esta época.
Con el tiempo, la colección baja bastante el nivel, debido en buena parte a la infantilización de los argumentos, provocando la pierda de la violencia y la crudeza de los primeros números.

Influencia en otras series.

Estamos ante un tebeo muy importante pero que, tal vez, no ha resistido bien el paso del tiempo, debido sobre todo a una serie de cambios argumentales y a un desfile de dibujantes que copiaban el estilo de Ambrós.

Lo cierto es que Victor Mora creó escuela y la fórmula del héroe, el forzudo y el personaje humorístico fue extrapolada a series como el Jabato, el Corsario de Hierro o el Cosaco Verde.

Cruz Negra

Aunque el material publicado sobre el universo de esta obra se ha puesto a la venta de forma muy dispersa, en 2016 la editorial Aleta reunió todas estas historias en  un integral, donde se recopilan tanto los dos capítulos que componen la trama principal, llamada “La frontera”, como un pequeño prólogo que sirve de introducción, otros dos capítulos utilizados para conocer un poco más sobre el origen de algunos personajes, y un relato ilustrado donde se profundiza sobre el pasado del principal protagonista de este cómic.

Argumento.

La historia creada por Gol y Pedro Camello nos traslada a la Península Ibérica en el año 1230, durante la reconquista, y nos presenta a dos freires de la orden de Alcántara, Juan de Santihervás y Alonso. El primero representa el monje caballero perfecto que cumple sin dudar cada uno de los tres votos monásticos, éste es conocido en la frontera como Cruz Negra. Alonso, por su parte, vive la vida sin ataduras, mostrándose alegre, incluso chistoso, contrastando con la seriedad y rigidez del protagonista. La trama los llevará a la frontera con Al-Ándalus, donde se enfrentarán contra los musulmanes. Aunque la obra es totalmente fiel a la Historia, también la magia hace acto de presencia, dando mayor profundidad ala trama. El dibujo, a cargo de Pedro Camello, es muy dinámico y eficaz, caricaturesco a veces, pero también detallado, haciendo el cómic mucho más disfrutable.

Berserk

Obra de Kentaro Miura, el autor lleva a cabo un manga oscuro, ambientado en un mundo medieval fantástico con un dibujo impresionante y preciosista que refleja la violencia de una forma extremadamente cruda. En la actualidad, Panini está publicando este manga en una nueva edición muy recommendable para los que quieran comenzar la serie. 

Las Torres de Bois-Maury

Aunque el argumento es totalmente inventado, la obra realizada por Hermann refleja, con un estilo realista y detallista, la Europa de los siglos XI y XII.
Se agradece el esfuerzo del autor por representar la época, el sistema feudal, la agricultura y la sociedad medieval en general con sus guerras y hambrunas. Las Torres de Bois-Maury se ha denominado en varias ocasiones como el mejor cómic sobre la Edad Media editado hasta la fecha y, aunque, esta afirmación es algo atrevida, sin duda, es una de las obras ambientadas en el Medievo más importantes.

Argumento.

La clave de las Torres de Bois Maury está en como Hermann desmonta los ideales de la Edad Media.
La obra gira en torno a Armand de Bois Maury, caballero que alquila sus servicios para ganarse la vida y cuyo objetivo es recuperar unas tierras que le han sido arrebatadas.
Estamos ante una serie coral, ya que, paralelamente, a las aventuras de Armand, irán desfilando una serie de personajes, cuya vida cotidiana sirve para que Hermann nos muestre la miseria y suciedad de la Edad Media, muy lejos de los tópicos habituales hasta la fecha. Estamos en un periodo donde la vida de los seres humanos no vale nada, y ese es el mensaje que transmite. En la actualidad, Planeta está reeditando cada uno de los volúmenes en tomos de tapa dura. 

El Cid

Cómic nacional creado por Antonio Hernández Palacios, uno de los grandes nombres de la historieta española, y publicada en los años 70. El Cid fue el primer intento en nuestro país por llevar a cabo una obra histórica de ambientación medieval veraz y muy cuidada, adaptando el poema épico del siglo XIII. Una obra que no está acabada y, actualmente, podemos encontrar publicada por la editorial Ponent Mon en un integral de 216 páginas.

Conclusiónes.

Aunque la cantidad de cómics situados en la Edad Media es innumerable, en este artículo solo hemos seleccionado unos cuantos que sirvan para mostrar las características principales de estas obras a la hora de representar un periodo tan atractivo y extenso como el Medievo. 

Si dirigimos nuestra atención hacia al tebeo español, en la obra de Manuel Gago tenemos ejemplos de series como El Aguilucho o el Cruzado Negro.
Esta última a diferencia del Guerrero del Antifaz si está bien enmarcada históricamente, pero de eso hablaremos más extensamente en un próximo articulo.

En definitiva, si queremos profundizar en la relación existente entre el cómic y la Edad Media, los mejores ejemplos en cuanto a rigurosidad histórica los encontramos en el cómic francobelga, y si nos ceñimos a ese parámetro, la obra más recomendables es Las Torres de Bois Maury. En cambio, Si somos objetivos y valoramos la calidad de los cómic mostrados, indiscutiblemente, el mejor de la lista es, con total claridad, el Príncipe Valiente.



¡Bienvenido al Mundo del Cómic! Si te interesa leer sobre el mundo del cómic, éste es tu sitio, un blog donde podrás encontrar reseñas e información sobre todo tipo de cómics. En el mundo del cómic hablaremos de todo tipo de obras y autores, desde el cómic europeo más tradicional, hasta los mangas más innovadores y transgresores sin olvidarnos del mainstream del cómic americano (Marvel y DC) y el mercado independiente. Un mención aparte merece el cómic español, del cual trataremos en profundidad, desde lo más clásico a los autores más relevantes que existen ahora en el panorama del cómic español.

Para ello hemos reunido a una serie de colaboradores que participarán de forma asidua en este proyecto que pretende simplemente difundir el noveno arte. Poco a poco los iréis conociendo al tiempo que descubriréis de su mano nuevas (y viejas) historias en viñetas que todo ávido lector de cómics debería conocer.