Reseña Sentient Panini

Reseña Sentient Panini

Hoy analizamos Sentient, una de las dos primeras obras que ya se han publicado en España de la editorial TKO studios bajo el sello evolution comics de Panini. Este nuevo título de Jeff Lemire y Gabriel H. Walta, que se puso a la venta hace poco más de un mes llamó la atención por sus autores y, junto a Sara de Garth Ennis, se convirtió en uno de los cómics más destacados de finales de 2020.

TKO studios

TKO fue fundada en 2017 por Tze Chun y Salvatore Simeone y desde su creación se ha caracterizado por lanzar miniseries de seis números. Todas estas series son autoconclusivas y están pensadas para ser, posteriormente, recopiladas en volúmenes como el que estamos reseñando.
El plantel de autores que ya ha trabajado con la editorial es de una calidad incuestionable, muchos de ellos con bastante experiencia en el mundo del noveno arte como el propio Lemire, Steve Niles, Joshua Dysart, Jordie Bellaire o Steve Orlando. Por lo que esperamos que muchas de las obras realizadas por estos autores vayan llegando, poco a poco, a nuestro país.

Argumento de Sentient

La historia nos sitúa en 2105. En este futuro la Tierra está al borde de la destrucción y muchos de sus habitantes se están dirigiendo a través del espacio a diferentes colonias que se están fundando como consecuencia del desastre que se avecina para nuestro planeta. Este contexto caótico ha provocado la aparición de grupos radicales separatistas que quieren desligarse por completo de la población terrícola.

Lemire usa este telón de fondo para centrar la acción en la U.S.S. Montgomery, una nave colonia en la que viajan diferentes familias con el objetivo de llegar a los nuevos asentamientos establecidos por el universo. Durante el transcurso de la travesía un trágico suceso deja a un grupo de niños totalmente desamparados en medio del cosmos.
Sin adultos que puedan ayudarlos, la única posibilidad de supervivencia para ellos será la inteligencia artificial del carguero, llamada Valerie.

Sentient

Guion de Sentient

Lemire plantea un argumento, que pese a contar con un contexto interesante y no del todo original, resulta bastante sencillo en su desarrollo. Se trata de una obra que no arriesga y está influenciada por grandes producciones enmarcadas en la ciencia ficción como Alien: el octavo pasajero o 2001: una odisea en el espacio, explorando conceptos como la familia o las relaciones humanas.

La evolución de los personajes, por su parte, es orgánica y no presenta excesiva complejidad ya que estamos ante una aventura que solo se extiende a lo largo de seis entregas. Además, aunque en varias ocasiones podamos pensar que esta historia tiene potencial suficiente como para haberse desarrollado más extensamente, lo que podemos encontrar en este volumen sigue siendo muy disfrutable.

El guionista canadiense crea un suspense y una tensión que se palpa en todo momento, proporcionándonos una sensación de incomodidad en algunas partes de la trama que nos mantiene pegados a cada página y eso no siempre es fácil de conseguir.

Apartado artístico

Pero si algo destaca en esta miniserie es el dibujo y el color de Walta. El artista granadino mejora con cada trabajo que realiza y en esta aventura sigue estando espectacular. Su estilo, más cercano al europeo que al cómic americano, consigue elevar la calidad de dicha obra, con un nivel sobresaliente en narrativa, detalles en cada viñeta y expresión de los personajes. El autor granadino hace su arte totalmente reconocible, apoyado con un color en acuarelas poco habitual en el mercado estadounidense.

Conclusiones de Sentient

El equipo creativo con el que contaba este tebeo ya merecía nuestro interés.  Y, a pesar de que Lemire tiene capacidad de sobra para crear una historia mucho más elaborada, las circunstancias, al ser una obra de encargo, han provocado que nos transmita la sensación de que el argumento podría haber dado mucho más de sí.

La mayoría de conceptos con los que juega el autor de Gideon Falls están muy bien planteados pero con más tiempo para desarrollarlos estaríamos hablando de una obra con otro resultado. Aun así, estas apreciaciones no deben desmerecer a este volumen que sigue siendo muy acertado para los amantes de la ciencia ficción y, en general, consigue ofrecer un producto muy decente en cuanto a guion y sobresaliente en el apartado gráfico.

El Soldado Desconocido Joshua Dysart

El Soldado Desconocido Joshua Dysart

Hoy ponemos el objetivo en la revisión del personaje de El Soldado Desconocido que desarrolló Joshua Dysart junto al dibujante Alberto Ponticelli en 2008 .
Este arriesgado planteamiento sólo pudo sobrevivir 25 números, sigue suponiendo toda una experiencia gráfica y argumental, quizás por los mismos motivos por los que no contó con el apoyo del gran público. Se trata de una obra extraña, arriesgada y también comprometida, que al menos sí valió el reconocimiento de la crítica y su nominación a varios premios Eisner.

Poco tiene que ver este con el personaje clásico del mismo nombre creado como secundario del Sargento Rock en 1966,  aunque Dysart consiga relacionarlo con la mitología del Soldado Desconocido. El cambio radical radica tanto en la ubicación del conflicto, como en la personalidad y las motivaciones del personaje protagonista, cuyo nombre está vez conocemos desde el principio y que al menos sí conserva los problemas psicopáticos tradicionales del antihéroe…

El Soldado Desconocido

LA GUERRA Y EL VALOR DE LA VIDA EN ÁFRICA

Uganda, año 2002. El Doctor Lwanga Moses y su esposa acuden a una acción humanitaria en el norte del país, mientras una voz interior le incita a la violencia y hace entrever un entrenamiento oculto en su memoria.

Tras un primer contacto con la barbarie y crueldad de los rebeldes, tras el que acaba desfigurado, irrumpe en su personalidad un soldado desconocido. Estamos ante una máquina de matar, que nos sumerge en una espiral de violencia que pone de relieve y con detalles meticulosamente documentados el terrible conflicto ugandés y africano. Esa guerra interminable surgida de la creación de líneas y estados imaginarios, despreciando culturas y tradiciones tribales, mezclando intereses políticos con miserias sociales.
Aquí la codicia se hace paso entre el sufrimiento de los niños soldado, las violaciones grupales, los secuestros de niños, los asesinatos y los interminables actos macabros en una zona olvidada de Dios.

Una nueva y arrolladora perspectiva que pone de relieve lo que occidente no quiere ver. Por eso occidente no quiso tampoco leerlo. Por eso no existe en el mercado mainstream del cómic nada igual, ni aguantó más su serie regular, vendiendo su excelso desenlace apenas unas 7000 copias en Estados Unidos y en su publicación.

LO QUE NADIE QUIERE  VER

La aclamación de la crítica no se acompañó de la satisfacción del gran público y eso puede tener también relación con el trazo sucio, feista y extremadamente explícito de Alberto Ponticelli. Dibujante de prácticamente todo el argumento, es sustituido apenas unos números por un dibujante algo más simple en los lápices, como es el africano Pat Masioni. Sin embargo, ambos esconden una narrativa y un compromiso con la obra notable y, en realidad, aspecto fundamental en la atmósfera, la narrativa y la excelente ambientación de la obra.
También participa en la parte final de la serie El siempre adaptado y eficaz Rick Veith, que cumple con solvencia para camuflarse perfectamente en el estilo y marca gráfica de la historia.

La selva de Uganda, el complicado día a día de las tribus autóctonas, los escenarios de miseria y crueldad, fagocitan la belleza natural del entorno, en una espiral gráfica de violencia y destrucción, que deja una narrativa cinematográfica, pero que quizás no consigue diferenciar rostros (sobre todo de niños soldado). Si que es importante el trabajo de expresividad emocional en los personajes y el trabajo cuasi documental de los escenarios.

El Soldado Desconocido Ponticelli

SUEÑO AMERICANO

Referido, por tanto, el buen trabajo de deslocalización de los intereses del Soldado Desconocido, llega el desenlace y la conexión de la trama con una de las señas de identidad de lo que siempre fue el personaje revisionado: el patriotismo norteamericano.

Y de nuevo Dysart consigue sorprender con la intrahistoria de un personaje perdido y que en una historia río tan anárquica y explosiva como esta, siempre tuvo un final y un desenlace. Digno de una buena historia de espías y de un drama psicológico de gran calibre. Con la aparición del Soldado Desconocido clásico y el cierre de una continuidad para un personaje que, tuvo historias buenas pero, como en las viñetas, nunca contó con demasiado apoyo. Hizo la guerra sólo y nunca pasó a la historia su nombre.

Fran Amador.

¡Bienvenido al Mundo del Cómic! Si te interesa leer sobre el mundo del cómic, éste es tu sitio, un blog donde podrás encontrar reseñas e información sobre todo tipo de cómics. En el mundo del cómic hablaremos de todo tipo de obras y autores, desde el cómic europeo más tradicional, hasta los mangas más innovadores y transgresores sin olvidarnos del mainstream del cómic americano (Marvel y DC) y el mercado independiente. Un mención aparte merece el cómic español, del cual trataremos en profundidad, desde lo más clásico a los autores más relevantes que existen ahora en el panorama del cómic español.

Para ello hemos reunido a una serie de colaboradores que participarán de forma asidua en este proyecto que pretende simplemente difundir el noveno arte. Poco a poco los iréis conociendo al tiempo que descubriréis de su mano nuevas (y viejas) historias en viñetas que todo ávido lector de cómics debería conocer.