Reseña Next Men

Reseña Next Men

Hoy reseñamos Next Men, para muchos la última gran obra de Byrne al cien por cien.

Los viajes en el tiempo y la mutabilidad del curso de la historia si se altera el pasado, son algunos de los temas más atractivos explorados por la ciencia ficción. Sin duda, son innumerables las obras de esta temática en el cine o el mundo del cómic, pero John Byrne ha sabido hacerse un hueco entre aquellos autores que mejor han manejado los viajes por la línea temporal y, sobre todo, las consecuencias de jugar a alterarla. Tras algunos contactos con la temática en la saga Días del Futuro Pasado, junto al guionista Chris Claremont, o como autor completo en Omac; llegaba en 1991 la extensa obra que reseñamos hoy: Next Men.

Curiosamente, también el tiempo y los cambios, en este caso editoriales, influyeron y dejaron su poso en un título difícil de valorar en conjunto, ya que vivió varias fases diferenciadas:

Dark Horse.

Una primera bajo el paraguas de Dark Horse, tras la salida de Byrne de Marvel, dejando plantado el proyecto 2099 (¿que hubiera pasado con Byrne en él?) y con la publicación de la obra independiente, pero complementaria, íntimamente relacionada con Next Men, que es 2112. Next Men intercala sus páginas con otra historia también entrelazada, M4, que mantiene una cabecera propia dentro del título y se desarrolla de forma paralela.

Legend.

Una segunda etapa en Dark Horse desde el sello independiente Legend, que posibilitó la interrelación con otros personajes del mismo y que incluye gran contenido satírico y crítico sobre el devenir de la industria del cómic del momento. Se concretó en 3 arcos y llegó hasta el cierre de la serie en el número 30. Se concreta la conexión entre los títulos hermanos Next Men y M4 y se llega a un final abierto, pero plausible, en las estribaciones de 1995.

IDW.

Y así, llegamos a una última etapa, retomando Byrne el título 15 años más tarde desde la editora IDW. Es aquí donde la cosa cambia, no sólo porque fueron muchos años entre la historias de Next Men, no porque habían cambiado los lectores, los cómics, el mundo en general. No porque Byrne hubiera tenido demasiado tiempo para pensar, ni porque su trazo ya no luciera tan majestuoso en el siglo XXI. No, en realidad es porque tuvo que comprimir en nueve números lo que había previsto para veinte. Y esa alteración del ritmo narrativo, tan cuidado hasta el número 30, no juega a favor de su valoración global.

Pero no adelantemos acontecimientos y analicemos, brevemente, la sinopsis y la calidad de la obra.

Next Men Byrne

LOS SUPERHÉROES Y SU RELACIÓN CON EL MUNDO, SEGÚN BYRNE

Entendiendo los Next Men de Byrne como una obra circular donde final y principio se dan la mano, no solo los viajes temporales forman parte de la propuesta argumental, sino también otra cuestión que interesaba al británico-canadiense… La aparición de superhéroes en el mundo real. Así, resumiendo mucho la trama para no desvelar demasiado, podríamos decir que los Next Men son los cinco supervivientes de un proyecto secreto del gobierno que persigue la creación de meta humanos con fines bélicos. Niños y niñas perdidos a los que se les aplica un disparador genético y se les conecta a una máquina de realidad virtual al más puro estilo Matrix.

Y es que los Wachotsky pudieron inspirarse perfectamente en la idea del “invernadero” de Byrne: los Next Men creen vivir en un entorno que les alimenta, pero al mismo tiempo les somete a pruebas cuando, en realidad, están dormidos y enlazados a un mecanismo de control físico y mental.

En ese mundo irreal han vivido la desaparición de cientos de compañeros y también la aparición de algunas habilidades especiales. Cuando Tony Murcheson, una agente especial, penetra en las instalaciones del Proyecto Next  Men, con objeto de investigar irregularidades y la implicación del senador Aldus Hilltop; Jack, uno de los sujetos del experimento dotado de una fuerza sobrenatural, despierta al mundo real. Tras liberar a sus compañeros y con la ayuda de la agente infiltrada, escapan de las instalaciones antes de que estallen, para formar parte de un grupo de intervención dirigido por el enigmático jefe de Murcheson, Control.

Pero las acciones de estos desde su huida, las consecuencias de sus actos y también el impacto que supone su aparición para el gran público, les llevarán de la calificación de héroes a la de terroristas, enfrentándoles incluso a un tribunal. Y, lo que es más importante, deberán enfrentarse a su destino, a la conspiración de un viajero temporal y las preguntas fundamentales de todo individuo: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Cuál es mi papel en el mundo?

Next Men

JÓVENES TEMIDOS Y ODIADOS… PERO LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

Habían pasado 10 años desde el paso de Byrne por los X-Men, pero su influencia y estilo permanecían inalterables en la memoria de los aficionados. Sin duda, el autor juega con eso en el diseño de personajes de Next Men, pues las similitudes entre algunos miembros son evidentes. Así, casi se ve una modernización de lo que pudo ser la patrulla en este nuevo grupo de incomprendidos, si bien el tratamiento y las motivaciones tardan poco en distanciarse. No así algunos guiños, que retrotraen claramente a sagas como la de “Fenix Oscura”, desde caminos bien diferenciados pero con secuencias reconocidas como la corrupción que provoca el poder en seres incapaces de asumirlo psicológicamente.

Pero sí, en mi opinión, hay algo que convierte esta obra en algo especial, o al menos digna de la consideración del aficionado medio, es por la libertad creativa de la que goza en todo momento Byrne. Los personajes son suyos, le pertenecen y es completamente dueño de sus destinos. También se permite elegir, de algún modo, a su público. El cómic se recomienda para lectores adultos y la violencia, el sexo o la elaboración de tramas complejas ya no es un obstáculo.

Next Men es una obra de autor y Byrne es el suyo. Dibuja, guioniza, argumenta y se lo cree. Y eso se nota. Comienza cada episodio con una frase literaria, se autorretrata junto a compañeros de Legend como Mignola, y se inventa todo un recurso argumental para cuestionar la deriva de la industria del cómic o las políticas editoriales.
Además innova, con la producción en paralelo de M4 y la ampliación de un universo compartido, cuyos acontecimientos interaccionan también con 2112, dejando la sensación de una vasta y compleja coherencia que, francamente, hasta el número 30 funciona a la perfección.

Next Men

El final de Next Men

Y no es que los últimos números de IDW sean malos, aburridos, desleales a lo que había sucedido hasta entonces. Nada de eso. Contienen geniales ideas, enlazan perfectamente con lo ocurrido 15 años antes y cierran los flecos que quedaron abiertos tras el cierre de la serie, como el destino de la sexta Next Men y una mayor aproximación a la familia Kirkland en el siglo XII. Pero Byrne tuvo demasiado tiempo para pensar, demasiadas historias contenidas en la cabeza para sus Next Men y quiso dar rienda suelta a todas ellas, olvidando en el camino parte de la esencia que los hizo grandes…

El lento pero inexorable devenir de los acontecimientos. La pausa, la reflexión, la intensidad dramática en el ritmo lento, es sustituida por el frenetismo, la velocidad y la resolución breve de los conflictos más exagerados.

Next Men

EL LÁPIZ DE UN GENIO… MÁS LIGERO, MÁS EXPERIMENTAL.

En cuanto al aspecto gráfico, intento ser lo más objetivo posible para evitar caer en la complacencia que me produce siempre el trazo de John Byrne. Y con ello no pretendo justificar mi valoración positiva del dibujo y entintado que realiza en sus Next Men, pero sí apoyarme en las palabras de Frank Miller en las que ya defendía a Byrne de críticas acerca de que estuviera perdiendo detalle o minuciosidad en sus dibujos. Según Miller, Byrne se centra más en la narrativa y en el diseño de página. “John ha dejado que muchos de los detalles insignificantes fueran desapareciendo (…)

Sus dibujos, a pesar de están obviamente bien esbozados, se ven no tanto como ilustraciones individuales, sino como un flujo narrativo continuo…”. Y así es. Quizás porque sabe exactamente lo que quiere contar, quizás porque se entinta él mismo y no necesita arropar tanto su lápiz, o quizá porque como también dice Miller, ve “las palabras y los dibujos como un todo”. Y todo eso hace de los Next Men una historia bien llevada, alejada de marketings y juegos de artificio.

Dijo el propio Byrne que un dibujante demuestra su virtud enfrentando escenas cotidianas. De eso también hay mucho en estos Next Men, donde la ropa de calle y los escenarios urbanos, sustituyen las mallas ajustadas; donde los personajes mundanos, reales, ocupan el protagonismo de seres musculados de dientes apretados en otros títulos coetáneos.

Especial mención a las portadas, que también actuaron de medio de expresión. Desde burlas a reclamos tipo Image, hasta collages que reflejan la planificación de una de ellas, pasando por colaboraciones de Miller o el reflejo del deseo sexual en el rostro de Jasmine (personaje femenino y de indudable protagonismo al que podría dedicar líneas y líneas de halagos y adoración).

John Byrne Original


EL COLOR

En cuanto al color, destacada la paleta de Matt Webb, repleto de tonos suaves, discretos, contenidos… También al servicio de la historia, en toda la aventura publicada desde DARK Horse y Legend. En la vuelta al título en IDW fue Ronda Pattison la colorista, mucho más estridente y agresiva en los contrastes, más acorde a las técnicas de la época, pero mucho menos efectiva y compacta con el carácter y homogeneidad de la obra.

UN FINAL ES UN PRINCIPIO

Next Men supone una obra a tener en cuenta en la bibliografía de John Byrne. Lo es por extensión, por la atención que sin duda puso el autor. Y también por que supone un viaje inteligente en el que todo encaja, en el que los personajes maduran y crecen. No hay ningún defecto secuencial, la vista fluye armónica con la imagen y el texto. Se muestra la violencia y también sexo, pero no como pretexto o gancho, sino de forma elegante, como prueba más de que lo a tabúes sólo tienen sentido si no están contextualizados. Byrne soporta el relato sin exageración, pero sin perder tampoco la tensión y disfrute del lector. Lo pone a prueba y juega con la sorpresa.

La serie es absorbente y enteramente disfrutable hasta el número 30, pero hay que lamentar también que un prometedor reinicio en el 31 se diluyera en un pastiche de sucesos que se acumulan y concentran en los viajes temporales, perdidos los protagonistas en diferentes períodos y dejando situaciones que, si bien resultan atractivas, se desarrollan de forma precipitada y abrupta. Y es una pena, porque se nota que algunas escenas siguen encajando con el global del argumento, pero se fuerzan tanto, se buscan tantos atajos, que se desvirtúa mucho el tono y el drama que pudo adquirir la historia de haber podido ocupar el espacio que necesitaba.

CONCLUSIONES.

No es una obra perfecta, no pasará a la historia como uno de los grandes títulos del cómic, ni siquiera de los años noventa. Pero cuando uno de los más grandes autores del mundo del cómic se refugio en Dark Horse y el sello independiente Legend para tener el control de sus propias creaciones, fue cuando creó a Nathan, Beth, Jasmine, Jack, Danny ( y Gillian, aunque esta ya sabréis quien es) y Tony Murcheson. Después vino Trio o Danger Unlimited, pero ninguna de estas tuvieron continuidad. Así que, aunque si tuviera el dominio de Byrne acabaría esta reseña como la empecé; como no lo soy diré tan solo que leer Next Men es viajar en el tiempo. Desplazarnos mediante las viñetas a una época en la que la historia y el dibujo actuaban en clara simbiosis.

En Next Men los personajes en un papel se hacen verosímiles, tridimensionales y casi familiares. En la que el lector de comics vuelve a ilusionarse con lo que puede pasar en el próximo número. Aunque no sea el desenlace esperado ni el final ideal.

Fran Fernández Amador

Los Campeones. Marvel Limited Edition

Los Campeones. Marvel Limited Edition

Los Campeones es una serie de Marvel creada en el año 1975 por Tony Isabella y dibujada por Don Heck.
Esta serie tuvo una duración de 17 números, alternando varios guionistas y dibujantes y siendo muy popular la etapa de John Byrne, la cual durá desde el número 11 hasta el 17, con guiones de Bill Mantlo.

Origen de la serie.

La colección de Los Campeones nace como un intento de Tony Isabella de aprovechar a dos personajes de la Patrulla X original que se habían quedado «huérfanos», por así decirlo.

Recordemos que La Patrulla X original deja de publicarse en el número 66, ya  que a partir del 67 eran reediciones de números ya publicados.
Entre el número 66 y el Giant Size X Men tenemos varias apariciones de estos personajes, siendo la más destacada la de la Bestia, en la colección Amazing Adventures.
Una vez publicado el Giant Size X Men, en donde vemos a todos los componentes de la Patrulla X original, salvo a Hank Mc Coy, nos situamos en el 94 de Uncanny X Men, y el panorama era el siguiente:

Cíclope continúa como líder de la Patrulla X.
La Bestia formaba  parte de los Vengadores.
Jean Grey vuelve a la Patrulla X siendo la protagonista principal de la etapa de Claremont  y Byrne.
Kaos y Polaris aparecen de vez en cuando.
Y con el Angel y el Hombre de Hielo…. ¿ habían caído en el olvido ?

Los campeones

El grupo.

El caso es que Tony Isabella decide hacer una serie juntando a personajes bastante heterogéneos, ya que a estos dos hombres x les une a dos vengadores, Hércules y la Viuda Negra, y para completar el equipo, tenemos a un personaje singular el cual encaja de muy mala manera, como es el Motorista Fantasma.

Además de sus componentes, un tanto extraños, a priori, la colección se caracteríza por otra cosa, y es que la acción se desarrolla en Los Ángeles, alejándose del escenario habitual de Nueva York en el que se suelen desarrollar la mayoría de historias de este tipo.

Los Campeones

Argumento.

El número uno responde a una serie de tópicos que hemos visto mil veces en los números uno  de distintas  colecciones pero que no por eso dejan de ser eficaces y es que de forma casual, debido a un incidente  en el campus de la universidad, unos superhéroes hacen frente a una amenaza común.

En este caso seres mitológicos como las arpías o las amazonas  buscan a la diosa Venus, la cual está trabajando como profesora en la universidad.

Detrás de todo esto tenemos a Plutón  y esta historia relacionada con enemigos de Hércules y ambientada en el Olimpo sirve de punto de arranque.

El caso es que Los Campeones tienen la idea de ayudar al hombre común, pero la marcha de Tony Isabella de la colección hace que al final esta idea quede en el olvido y sean como otro grupo de superhéroes más de la Marvel de finales de los años 70.

Entre los personajes que aparecen en la serie, veremos algunos relacionados con Hércules y otros con la Viuda Negra y su pasado comunista. Es una forma de integrar al grupo dentro de la continuidad del Universo Marvel.
Rápidamente se unirá un miembro nuevo llamado Estrella Oscura

Los Campeones

Llega John Byrne

La llegada de John Byrne supone  un  punto de inflexión para la serie ya que en el apartado gráfico mejora muchísimo y en cuanto a los guiones se nota que en ese momento hace la serie Uncanny X Men, ya que veremos personajes procedentes de esa colección aunque también recurre a otros villanos menos conocidos como El Enjambre.

Los Campeones hicieron varias apariciones en series como Iron Man, Vengadores y Peter Parker, en donde Bill Mantlo aprovecha para dar un  final coherente a una serie que se cancela en el número 17 debido a la falta de ventas y que  había dejado un par de tramas inconclusas.

Echando al vista atrás, estamos ante una serie que en su momento tal vez no vendería mucho pero que la participación de John Byrne en casi la mitad de la serie le da cierto prestigio.

Los Campeones

Aspectos a destacar.

El primero es la relación de los personajes,  pocos pero bien trabajados.

Hércules se siente claramente atraido por la Viuda Negra.  Bobby Drake y el Motorista Fantasma no están cómodos en el grupo.

Estrella Oscura es motivo de discordia entre estos dos personajes,ya que Bobby se enamora de ella y el Motorista Fantasma la tiene celos por que ve a una comunista que es aceptada por el grupo cuando a él no le aceptan por que le tienen miedo y por otro lado la Viuda Negra se ve reflejada de alguna forma en este nuevo personaje.

El Ángel actúa como mecenas del grupo emulando a Tony Stark en los Vengadores.

Todo este cóctel explosivo revienta, explicándolo muy bien Bill Mantlo en la colección de Peter Parker,en donde tendremos la última aparición de Los Campeones como grupo.

El segundo aspecto a destacar es la continuidad del Universo Marvel, ya que en todo momento nos van dando referencias que ayudan a situar las historias de los Campeones con otras series como La Patrulla X, Los Defensores y Los Vengadores.

Referencias con otras colecciones.

Los siguientes acontecimientos se pueden ordenar de una forma bastante coherente si lees la serie, ya que nos meten bastantes referencias.

La serie empieza después del Uncanny X Men nº 94,( mayo 1975)  ya que en el primer número se hace una clara referencia a que la Patrulla X no es la misma y no quieren volver a ese grupo.

El primer número de Los Campeones es de octubre de 1975 y el último de enero de 1978.

Veremos algún comentario de Unus y de Lorelei, en el número 17 en donde comentan que se habían convertido en niños y en el número 14 de Super Villian Team Up, Magneto también comenta esta situación.

Todo esto se debe a una aventura de los Defensores, de casi un  año antes,número 16 de octubre  de 1974,  y durante todo este tiempo, Magneto y sus acólitos habían quedado en el olvido.

Mientras pasa todo esto, entre el último número de Los Campeones el 17   , y el número 18 de Peter Parker,( mayo 1978) en donde se cierran una serie de tramas relacionadas con Los Campeones, podemos situar la primera aparición de Magneto en la Patrulla X moderna, concretamente en el 104 (abril 1977) e inmediatamente a estos números, otra historia en donde están en el espacio, con los Shiar.

Los Campeones


Apariciones después del cierre de la serie

Los Campeones hacen una aparición en el anual nº 4 de Iron Man, del año 1977 y posteriormente en el número 163 de Los Vengadores, de Septiembre de ese mismo año.

Esta aventura se sitúa después de una pela con Ultrón y antes de la mítica saga de Korvac.

Después de estos números nos encontrariamos con el anual 7 de Hulk, (octubre 1978) dibujado por John Byrne,en donde  hacen su aparición el Ángel y el Hombre de Hielo.

Aqui vamos a ver a Candy Shoutern, reciente novia del Ángel y que hizo su primera aparición en un lejano X Men nº 31 (abril 1967)para volver a aparecer aquí, ya como novia del Angel, en una casa que este tiene en las rocosas.

Damos otro salto y nos ponemos en el Uncanny X Men 132, ( abril de 1980) en donde la Patrulla X se refugia en la casa del Angel. Aquí estariamos ya en plena saga de Fénix Oscura.

Los campeones

Los personajes después de la serie.

Una vez cerrada la colección de los Campeones, cada pesonaje sigue un rumbo diferente.

El Angel pasaría una breve temporada en La Patrulla X, entre los números 138 al 149, aproximadamente, para pasar, junto al Hombre de Hielo, a la serie Los Nuevos Defensores, concretamente en el 124 con fecha de Octubre de 1984.

Hércules y la Viuda Negra aparecerán por las páginas de los Vengadores, los vemos en el número 173 de la colección,con fecha de portada de julio de 1978  y el Motorista Fantasma sigue en su propia colección.

Ediciones en España.

La primera en la editorial Vértice, dentro del volumen 2 de Superhéroes, empezando en el número 48, con un especial de verano y publicandose en sucesivos números de esa colección de forma salteada.

La segunda  en la serie Selecciones  Marvel, Fórum, en el número 8, publicándose solamente la etapa de Byrne.

La tercera, Los Campeones, de Marvel Limited Edition, de SD en colaboración con Panini, siendo hasta la fecha la recopilación más completa ya que a los 17 números de la serie se unen los cruces con Super Villiam Team Up, Iron Man, Los Vengadores y Peter Parker Spiderman.

Valoración final.

Estamos ante una serie muy entretenida. Si eres fan de La Patrulla X y de John Byrne, Los Campeones no defrauda.
En su momento fue un material de dificil acceso en España y debido al cierre de la serie, tampoco quedaba muy claro que pasaba con los personajes.
Eso es algo que con la edición actual del Marvel Limited Edition queda resuelto.

Namor de John Byrne

Namor de John Byrne


Namor de John Byrne, serie protagonizada en los noventa por el primer mutante de universo marvelita, es uno de los títulos recuperados por la línea Marvel Limited Edition.

Un tomo de casi 500 páginas que recoge los primeros 18 números de una serie que llevaba la firma de uno de los nombres más importantes de la historia del cómic, además dedicándose prácticamente a toda las labores de su producción. Argumentista, dibujante y entintador hasta el número 25, Byrne quedaría en labores de guión hasta el 32, antes de que la deriva del Submariner se tornara, de nuevo, en algo mucho menos interesante.

Namor de John Byrne

Pero, sobre todo, en la primera parte de ese periplo con el heredero del trono Atlantis, el incomparable autor inglés, se entregó a la tarea de devolver a primera línea editorial uno de los personajes más incomprendidos de la factoría de Stan Lee. Muchos la han definido como su última gran obra y lo cierto es que, tras su lectura, lo considero un título muy a tener en cuenta dentro de la extensa (y notable) bibliografía del autor.  El MLE Namor de John Byrne es, sin duda, una obra divertida y repleta de enormes atractivos, tanto a nivel gráfico; como argumental, que pasamos a comentar.

Namor Byrne

MARVEL´S FIRST AND MIGHTIEST MUTANT

Así que dejando claras las intenciones de competir con la (entonces) arrasadora avalancha mutante, uno de los más importantes papás X aceptaba el reto marvelita de continuar la atención en personajes acuáticos tras el crossover “Atlantis Ataca”, saga en la que parecía (una vez más) que el príncipe submarino había perecido. Pero la muerte no es duradera en el mundo del cómic y el personaje volvía a la vida para un experimento que recuperaría a personajes como los Invasores o Puño de Hierro, uno de los personajes más queridos por el autor. Así que, primero con Bob Wiaceck en elegante entintado, desde el número cuatro entintándose él mismo; Byrne se introduce en la personalidad de Namor Mckencie, recordando su herencia paterna y penetrando más en sus raíces humanas, en su faceta como respirador de oxígeno y también multimillonario empresario internacional.

PROFUNDIZANDO EN EL PERSONAJE

De esta forma, introduciendo sus acciones en el mundo de la superficie, el relato se fija ahora en aspectos antes inéditos del personaje, no sólo en cuanto a su personalidad y sus motivaciones, sino atendiendo a su influencia en el mundo (y la economía) de los viandantes. Una nueva vía argumental y una original percepción que, no obstante, no encajaba con la trayectoria de un personaje frío, amargado y vengativo para con la humanidad. Por ello, el autor se encarga de llevar la acción a su terreno de forma sencilla, pero efectiva.

Ya en el inicio, Namor, en un nuevo episodio de amnesia y rabia incontrolable, se encuentra con un científico que ha dedicado su vida a estudiar al atlante que le había salvado de la muerte  en la infancia. Tras una simple explicación, se señala la condición “mestiza” del atlante como responsable de sus cambios de humor y su eterna alienación, esa sensación de no pertenecer a ninguno de los dos mundos.

Namor y los Invasores



 La posibilidad del hombre submarino de vivir en ambientes acuáticos y aéreos no está exenta de alteraciones en su organismo y parece provocar, tras largas exposiciones, una especie de distorsión en su cerebro, lo que explicaría su carácter y su escasa empatía con ambos pueblos.  Afortunadamente el Doctor Alexander, uno de los secundarios más importantes junto a su hija, tiene también la solución: algo parecido a una máquina de diálisis que filtra y depura la sangre para encontrar el equilibrio entre humano y atlante. Una concesión argumental que, sin embargo, digerimos en un primer capítulo repleto de feed backs y grandes ideas, como que el príncipe marino sea conocedor de la ubicación de todos los barcos repletos de tesoros que se hundieron en algún lugar de la historia y en el ancho océano.

Namor Sub Mariner MLE

SECUNDARIOS INTERESANTES, VILLANOS INTELIGENTES… Y BYRNE DIRIGIENDO

Así, el príncipe submarino se presenta equilibrado mentalmente por primera vez y dispuesto a centrar sus acciones en el mundo humano, adquiriendo una multinacional llamada Oráculo y dirigiendo sus intereses a la protección del medio ambiente y la ecología, desde su despacho. Esa nueva personalidad, mucho más comedida y reflexiva, sin tantas actitudes violentas y con preocupaciones más terrenales, encuentran también apoyo en circunstancias como la pérdida de la capacidad de vuelo de Namor o la proliferación de intereses románticos del protagonista.

Al menos, esa condición de enamoradizo no es incorporada por Byrne, pues viudo en dos ocasiones y con una larga lista de conquistas, era uno de los rasgos más identificables del hombre submarino hasta entonces. No obstante, en esta ocasión, los romances se entrecruzan en una historia río novelesca en la que aliadas y enemigas se disputan la conquista del príncipe de Atlantis.

Namor y Iron Fist

LOS PERSONAJES SECUNDARIOS

El elenco de personajes es uno de los mayores atractivos de la serie. Tanto por la aparición de nuevos , como por la recuperación de superhéroes olvidados, como los Invasores o Spitfire, a quién se rejuvenece para devolverla a la adolescencia. El retorno de personajes fetiche del autor, como el Puño de Hierro o las Hijas del Dragón. Protagonismo para Namorita, en pleno éxito con los Nuevos Guerreros. O la presencia constante de invitados especiales de relevancia en el universo de ficción, como los Cuatro Fantásticos, miembros de Los Vengadores, Lobezno o antagonistas como los Skrulls.

Pero no nos engañemos. El Namor de John Byrne es todo, y tan sólo, lo que podemos pedirle a un buen comic de entretenimiento. Es una lectura ligera, interesante y con buena narrativa. Una serie de superhéroes bien realizada, sólida y respetuosa con la realidad de su entorno de ficción y que  lanza conceptos nuevos, como la economía o la ecología, en el mainstream del momento. Que introduce situaciones reales, como la unificación de Berlín o la competencia empresarial, con el tono superficial habitual del género y con una ligereza que puede incluso desaprovechar algunos de los mimbres que podía anticipar el argumento.

A la espera, eso sí, de que se publique también la verdadera resurrección de Danny Rand (pues su presencia, de momento, tiene trampa), que se producía en algunos números posteriores, reconocer que recoge algunos sucesos con trascendencia editorial en el presente (entonces) de la compañía, al abrigo de cierto éxito de ventas y el sello de su excelente autor.

Namor Namorita

LÁPICES, TINTA Y UN ARTE INCONTESTABLE

Terminamos reseña centrándonos en el aspecto gráfico, que podríamos definir con que demuestra por quien está firmado. El Namor de John Byrne es elegante, tiene el porte regio y la complexión necesaria para sostener la imagen del mayor héroe acuático de Marvel. Y el resto es pasear por la vastedad de recursos gráficos del autor. Con mayor esfuerzo en algunas páginas, menos originalidad y detalle en otras; siempre queda patente el estilo y la proporcionalidad presentes en las viñetas de otras obras del autor, con una narrativa siempre ágil y una estética cool acorde con la historia.

Pero el principal escollo lo encuentro en las tintas. El entintado de Byrne sobre sus propios lápices resulta un poco rudo y sucio. Da la impresión de concretar poco las líneas, como si no supiera elegir cuales deben sobresalir sobre otras y con un resultado algo ambiguo, no ayudado por el coloreado por puntos de la época.

Namor Portada 9 USA

No me cabe duda de que, con el apoyo de ilustres entintadores como Terry Austyn o el propio Bob Wiaceck, compañeros de Byrne en otras colecciones, se podría haber mejorado el resultado final de una obra. No obstante, puede ser esa “rareza”, la estética nueva que ofrece ese entintado del autor, otro de los atractivos de esta obra, que esperamos continúe siendo reeditada, al menos hasta que éste abandonara al título definitivamente (y con signos evidentes de cansancio), apoyado en el atragantable dibujo de Jae Lee.

Francisco Fernández Amador

Reseña Doomsday

Reseña Doomsday

El Doomsday al cual nos referimos en esta reseña no es el tarugo aquel que se cascó con Superman durante horas, sino a cierto cómic que sacó a la venta hace ya un tiempo Yermo Ediciones. Sin lugar a dudas, lo primero que llama la atención de él es que viene avalado por el bueno de John Byrne, lo cual es para mí ya suficiente reclamo, aunque muchos digan que ya no es ni mucho menos ni la sombra de lo que era.

(más…)
Genésis Mutante 2.0 o el ocaso de la franquicia mutante

Genésis Mutante 2.0 o el ocaso de la franquicia mutante

La Patrulla-X: Genesis Mutante 2.0
Marvel 100% HC - Panini Comics
(tomo tapa dura, color, 224 pags. 22€)
La Patrulla-X: Genesis Mutante 2.0
Marvel 100% HC – Panini Comics
(tomo tapa dura, color, 224 pags. 22€)

Génesis Mutante 2.0 es el título del tomo Marvel 100% HC en el que Panini Comics recopila los primeros números de la cabecera X-Men (a secas) cuyo primer número obtuvo el récord mundial del cómics más vendido en la historia, con más de 8 millones de copias, récord que aún sigue ostentando. Pero al mismo tiempo, también supuso la primera baldosa que llevaría a la franquicia mutante (y de paso a Marvel y al mundo del cómic en general) a sus horas más bajas.

Antes de analizar el tomo conviene explicar la situación que vivían las colecciones de mutantes en aquella época, probablemente la más exitosa de todos los tiempos. Un éxito que no quedaba solo circunscrito al título principal de Uncanny X-Men, nuestra Patrulla-X, sino a toda colección que tuviera a un mutante como protagonista.

Chris Claremont se había erigido como el Patriarca Mutante y la colección disfrutaba de una popularidad nunca vista que rivalizaba con algunos de los títulos más importantes de Marvel Comics.

No sólo la Patrulla-X gozaba de una buena salud, sino que otros títulos mutantes disfrutaban de las mieles del éxito: Factor-X se había convertido en la segunda cabecera mutante gracias al trabajo de Louise Simonson, colaboradora muy cercana de Claremont, los Nuevos Mutantes también a cargo de la señora Simonson se revitalizaron gracias a un toque más agresivo y violento con la incorporación de Cable como líder del grupo, por poner algunos ejemplos.

Precedentes

Hasta la fecha, los dos títulos principales (Patrulla-X y Factor-X) corrían sus aventuras por sendas paralelas. Por un lado la Patrulla-X se la daba por muerta tras una heroica redención a ojos de la opinión pública, y trabajaba de forma encubierta gracias a su paso por el «Lugar Peligroso». Factor-X, por su lado, había abandonado su mascarada de cazadores de mutantes, tras darse cuanto que hacía más mal que bien.

Ambos grupos había vívido unas muy estupendas aventuras que implicaban a muchos y grandes villanos como los Merodeadores, Mr. Siniestro, Apocalipsis, los magistrados de Genosha y un sin fin de enemigos. Habían sobrevivido a la Caída de los Mutantes, superado Inferno y otras muchas vicisitudes más.

Pero existía algo que los fans anhelaban, un morbo subyacente en ambas colecciones que llegaba a su máxima expresión cuando ambos grupos se cruzaban. Todos queríamos ver a la Patrulla-X original, llamados ahora Factor-X, volviendo a ser hombres-X y al mismo tiempo que la Patrulla-X actual siguiese siendo la Patrulla-X.

Cuando se producía un cross-over, la expectación era máxima, las chispas saltaban por todos lados y ambos equipos unidos eran capaces de enfrentarse a cualquier amenaza. Y fue cuando en uno de estos cruces se produjo el milagro: aquel, el de la Saga de la Isla Muir, en el que les enfrentó al Rey Sombra, llevando una vez más al límite a todos los hombres-X y que tras alzarse victoriosos, sucedió lo que todo el mundo pedía a gritos: la reunificación de la Patrulla-X.

La cuádruple portada de la edición especial de X-Men #1
La cuádruple portada de la edición especial de X-Men #1

Una nueva cabecera: X-Men

Así que con la Patrulla-X original de vuelta, la Escuela Xavier para Jóvenes Talentos ahora tenía un numeroso grupo de mutantes dispuestos a dar sus vidas por cumplir el sueño del Profesor-X.

En esta ocasión no habría relevo como sucedió en la anterior Segunda Génesis: la moderna Patrulla-X no devolverían el testigo a la Patrulla-X original, ni esta última pensaba marcharse de nuevo.

Así que en la Casa de la Ideas tuvieron a bien crear un segundo título que además recuperaría el título original que tuviera la Patrulla-X original antes de ser relevada en esa segunda génesis, X-Men, sin más. Dejando el sobrenombre de Uncanny a la cabecera principal. Aquí en España, se optó por no traducir el título y usar por primera vez el término X-Men.

Como equipo creativo tendríamos a Chris Claremont junto al dibujante que se había convertido en todo un fenómeno en el cómic de superhéroes, el sur-coreano Jim Lee, cuyos atractivos diseños y estilo había calado profundamente en el gusto de los fans. Sin duda parecía la fórmula perfecta: buen guión y buen dibujo para un grupo que era lo más en ese momento.

Dos equipos: Oro y Azul

Y así comenzaba esta nueva etapa en la Patrulla-X, divida en dos equipos: Oro y Azul.

  • El Oro, que permanecería en la cabecera de Uncanny X-Men (La Patrulla-X) y que estaría formado por Tormenta, Jean Grey, Arcángel, Coloso y el Hombre de Hielo.
  • El azul, sería el equipo titular de la nueva colección y estaría formado por Cíclope, Lobezno, la Bestia, Gambito, Pícara, Mariposa Mental y Júbilo.

Aunque como pronto se pudo comprobar, sería frecuente ver en la páginas de X-Men miembros del equipo oro y a la inversa. Al principio las apariciones de ambos equipos en ambas colecciones no obedecían a ningún tipo de cross-over y de hecho cada colección tenia sus propias aventuras, lo que podían dar lugar a ciertas incongruencias espacio-tiempo, pero la conexión entre ambos títulos sería siempre muy fuerte.

El camino a la perdición

Y por qué el lanzamiento de esta colección supuso el punto de inflexión en la franquicia mutante y comenzaría su lento, eso sí,
declive, del que muchos afirman que no se ha recuperado aún.

La marcha de Claremont

Todos los hombres (y mujeres) X reunidos
Todos los hombres (y mujeres) X reunidos

Bien, si os fijáis, en los créditos del tomo. En el número 4 de la colección veríamos como dejaba de figurar Chris Claremont como guionista de la serie. Terminado el primer arco argumental, el de Magneto, decidió coger las maletas y marcharse.

El autor británico era consciente de que cada vez quedaba más y más en un segundo plano y que solo servía para crear argumentos que el dibujante sur-coreano cambiaban a su antojo. Quedaba patente que a los jefes esto les daba igual siempre y cuando la espectacularidad del trabajo de Jim Lee siguiera vendiendo cómics.

Esto no era algo nuevo. Antes mencionamos a Louise Simonson, y no fue casual, enmarcada dentro de la franquicia mutante, colaborando estrechamente con Claremont, también decidió dejar poco antes la Casa de la Ideas y entre sus motivos, como le confesó al patriarca mutante, figuraba el hecho de que no aguantaba más que esta nueva generación de dibujantes-estrella (Rob Liefeld, Jim Lee entre otros) hiciesen y deshiciesen a su antojo y que contasen con el beneplácito de los jefes de Marvel.

Sin duda, Chris Claremont, que se había convertido en una figura imperturbable dentro de la franquicia, que había salido victorioso en infinidad de pulsos por el control de los mutantes, incluyendo el que tuvo con John Byrne, ahora sucumbía ante el ímpetu y arrogancia de una nueva generación de jóvenes artistas con ganas de comerse el mundo.

Cambios en la industria del cómic

Lo que estaba ocurriendo con los mutantes fue el germen de algo que acabaría afectando a todo la industria del cómic. El cómic de superhéroes venía mostrando un cierto agotamiento en ideas, el público parecía cansando y buscaba cosas nuevas.

Cansado de héroes buenazos y sosos, con sus ideales anclados en lo políticamente correcto, los fans buscaban emociones fuertes, buscaban más violencia, también algo más de sexualidad en los personajes y que los personajes no fuesen ni blanco o negro, sino grises, con conductas reprobables, pero humanas.

Y esta nueva generación de autores, quienes habían sido hasta hace muy poco parte de ese publico, sabían perfectamente que es lo que querían los fans, porque era justamente lo que ellos querían. Y he aquí la clave de su éxito, de su gran éxito.

Fue el comienzo del ensalzamiento del antiheroe, de los personajes llenos de armas hasta los dientes, de uniformes de cuero con multitud de bolsillos y accesorios, de personaje femeninos hiper-sexualizados posando al lado de tipos musculosos con cara de pocos amigos ¡Bienvenidos a los 90!

Y esto cambió el mundo del cómic, pero esto, amigos, es parte de otra gran historia que no contaremos aquí.

La rebelión de los dibujantes-estrella

Lo que si contaremos es que estos dibujantes forzaron la salida de muchos escritores de la Casa de las Ideas. Marvel apostó por el talento y el dibujo de estos jóvenes artistas y lo apostó todo.

Fue entonces cuando los propios artistas se convirtieron en guionistas, y se echaron a sus espaldas todo el peso de la editorial. Un peso que resultó ser demasiado duro. Aunque los dibujos seguían siendo el principal reclamo, los guiones y diálogos se resintieron, e incluso ante el excesivo trabajo, estos dibujantes pasaron el trabajo de escribir y dialogar a terceros.

Pero independientemente de la calidad de los cómics, la gente los seguía comprando como rosquillas. Esto hizo crecer el ya muy alto ego de todos estos artistas y también su descontento por el hecho de que la mayor parte de este pastel se lo comía la editorial y ellos, proporcionalmente, no se llevaban nada.

Tan fuertes se sentían estos dibujantes-estrellas que un día se plantaron en el despacho de los jefazos de Marvel y les lanzaron un ultimatum o cambiaban las condiciones y les daban un trozo más grande de la tarta, o se marchaban y montaban su propio chiringuito en otro lado. La cúpula de Marvel en ese momento se lo tomó a guasa y no cedió a este tipo de chantaje. Ellos pensaban que los cómics se vendían por sus personajes y no por quién los dibujaba, así que no les tomaron en serio.

Y ellos cumplieron su amenaza. Se marcharon en bloque y dejaron a Marvel literalmente en bragas y cumplieron su amenaza: montaron sus propias editoriales de cómics que hicieron que las dos grandes, Marvel y DC Comics, cayesen de rodillas.

Pero el daño ya estaba hecho

Durante el tiempo que estos artistas estuvieron al mando de la colecciones, y pese a dar con el gusto del público, la calidad de los cómics se resintió. Los lectores quizás no fuesen conscientes de que los guiones o argumentos fuese peores, embelesados tal vez por el dibujo y la acción, pero ahora con la perspectiva del tiempo sí podemos percatarnos de los crímenes cometidos.

Para colmo, tras la rebelión y marcha estos dibujantes-estrella, Marvel tuvo que buscar dibujantes de reemplazo que dibujasen como estos super-ventas y eso dio pie a una gran cantidad de imitadores de estilo que pese a intentarlo no llegaron a dar la talla.

Por lo que, en este caso, la franquicia mutante quedó tocada ya no solo en sus historias, sino en también en el dibujo. Sólo la enorme base de fans que los mutantes tenían evitó que el batacazo fuese mayor.

Sobre el Tomo

Dejemos a un lado la historia y volvamos al tomo en cuestión que recopila los 7 primeros números de esta colección, comprendiendo los dos primeros arcos argumentales.

El primero tiene a Magneto como principal atractivo. El villano por excelencia de los mutantes que se había redimido, volvería a ser antagonista una vez más por culpa, en esta ocasión, de la persecución de mutantes incluso más allá de la Tierra, en el propio asteroide M del villano.

Estos mutantes que buscaban asilo y protección en Magneto, se convertirían en sus Ácolitos y uno de estos le hará saber a Magnus cierto oscuro secreto de la Dra. Moira MacTaggart. Todo esto unido a una crisis mundial de por medio obligará al equipo azul a debutar y enfrentarse al que en otrora fuese un aliado.

X-Men #7 - Rojo Omega entra en acción
X-Men #7 – Rojo Omega entra en acción

El segundo arco nos mostrará la presentación de Rojo Omega, un enemigo de aspecto feroz quien ya fue, retro-continuidad mediante, un duro adversario en el pasado de Lobezno. Recuperado por la Mano, Rojo Omega será un nuevo as en la manga en la apretada agenda de Matsu’o Tsurayaba.

Remasterizado

Este tomo publica la remasterización de estos primeros números y que afecta principalmente al color, un color que en su momento no hacía justicia ni al lápiz de Jim Lee, ni al entintado de Scott Williams.

Además incluye todo el contenido extra que en su día se publicase en el número especial de portada cuádruple: arte conceptual de Jim Lee en el diseño de personajes, galería de villanos o imágenes teaser de lo que estaba por venir.

Por desgracia, aunque lógico por motivos del formato, la tapa dura no permite esa cuádruple portada, pero las mismas se han incluido como material extra junto con portadas alternativas realizadas para esta re-masterización así como artículos relacionados con este hito del cómic.

Conclusión

Sin duda el tomo es una maravilla visual, el color re-masterizado hace que el dibujo de Jim Lee sea todavía aún más alucinante, siempre y cuando no detestes el color digital, y sin duda el primer arco argumental sigue siendo trepidante aún 25 años después.

El formato Marvel 100% HC de este tomo y otros publicados relacionados con la franquicia mutante, como la Saga de Fénix Oscura, permite el disponer de una selecta biblioteca con lo mejor de los mutantes. Tengas o no versiones previas, merece la pena tener esta versión re-masterizada.

Quizás la pega es que el tomo queda truncado en cuanto a continuación, aunque probablemente el valor real del mismo esté en la historia que rodea a su publicación. Historia viva de los mutantes y la propia Marvel.

Galería de Villanos a cargo de Jim Lee remasterizada
Galería de Villanos a cargo de Jim Lee remasterizada

¡Bienvenido al Mundo del Cómic! Si te interesa leer sobre el mundo del cómic, éste es tu sitio, un blog donde podrás encontrar reseñas e información sobre todo tipo de cómics. En el mundo del cómic hablaremos de todo tipo de obras y autores, desde el cómic europeo más tradicional, hasta los mangas más innovadores y transgresores sin olvidarnos del mainstream del cómic americano (Marvel y DC) y el mercado independiente. Un mención aparte merece el cómic español, del cual trataremos en profundidad, desde lo más clásico a los autores más relevantes que existen ahora en el panorama del cómic español.

Para ello hemos reunido a una serie de colaboradores que participarán de forma asidua en este proyecto que pretende simplemente difundir el noveno arte. Poco a poco los iréis conociendo al tiempo que descubriréis de su mano nuevas (y viejas) historias en viñetas que todo ávido lector de cómics debería conocer.